El calor y la proteína en polvo

La proteína en polvo es un suplemento popular que aumenta la ingesta de proteína de forma fácil, especialmente para aquellos que necesitan  ingerir una cantidad mayor de la misma.

Es posible usar la proteína en polvo favorita para aumentar el contenido de proteínas en los hotcakes, galletas, waffles o barras de proteínas caseras.

Sin embargo, uno de los problemas que algunas personas comentan en relación a la inclusión de la proteína en polvo en algunas recetas que se usan en el mundo fitness, es que cuando se calienta puede perder algunas propiedades naturales ya que sometiéndolas a temperaturas elevadas se desnaturalizan las proteínas o sea, sufren alteraciones en su estructura básica.

La desnaturalización de proteínas es un proceso complicado que envuelve la degradación de las cadenas anchas de aminoácidos que componen las proteínas, en cadenas más pequeñas y menos complejas. Esto ocurre cuando una proteína es calentada y también por agitación física; por ejemplo, cuando se bate un huevo, se están quebrando algunas de las conexiones químicas que mantienen el huevo viscoso; alterando esencialmente su estructura.

Algunas proteínas:

Como la caseína  aguantan mejor el calor, mientras el whey protein es más susceptible, pero esto no impide añadirla a las recetas nutritivas, porque las proteínas están constituidas por cadenas de aminoácidos (cada tipo de proteína tiene su secuencia única de aminoácidos).

La proteína hidrolizada

Es un ejemplo de una proteína desnaturalizada; al hidrolizarla, se está cambiando la estructura de la proteína en forma permanente, y aunque las conexiones peptídicas son degradadas; la proteína desnaturalizada aún contendrá todos los aminoácidos que se encuentran en los otros tipos de whey protein; como la el concentrado y la aislado.

Es posible usar la proteína en polvo favorita para aumentar el contenido de proteínas en los hotcakes, galletas, waffles o barras de proteínas caseras. (Liga a alguna de nuestras recetas)

Las proteínas desnaturalizadas:

Son nutricionalmente benéficas y pueden hasta ser más fáciles de digerir; un ejemplo paralelo, es el huevo cocido que es más fácil de digerir que el huevo crudo.

La desnaturalización de las proteínas es un proceso al cual no debemos temerle, pues es algo totalmente típico de la cocción de alimentos o la propia digestión.

Por: Lic. En Nutrición Josue Montero Yedra

Déjanos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: