283580_504552536230156_1677481474_n
Una buena alimentación mejora la calidad de vida

“Los seres humanos contamos con un reloj biológico, que una vez detenido no vuelve a funcionar. Por ello debemos cuidar el buen funcionamiento del organismo, puesto que no solo es importante llegar a una vida avanzada sino lograrlo con calidad y bienestar, ya que de nada vale vivir 80 años tirado en una cama. Todos podemos vivir mejor y mucho más tiempo si tenemos claro lo que causa la degeneración y se toman las medidas necesarias para detenerla. Pues la ciencia ha avanzado mucho y ahora puede añadir más años a la vida y más vida a esos años.”

Anteriormente la gente moría antes de llegar a envejecer. Ahora el mayor problema al que la población se tiene que enfrentar es a la vejez, porque en aproximadamente dos siglos se ha doblado la expectativa de vida.

Esa etapa está irremediablemente asociada con la decrepitud y la incapacidad. Entendamos que el simple paso del tiempo no ha matado a nadie, morimos por enfermedad o desgaste y el daño celular.

El corazón débil, piernas temblorosas o mente nublada son resultados de un estilo de vida mal llevado. Ahora vivimos en la era en la que, tenemos acceso a la información generada por la ciencia para prolongar una vida llena de actividad, es decir la ciencia ofrece hoy en día cantidad y calidad de vida.

 LAS CAUSAS DEL DESGASTE

La causa más común es la oxidación, que se produce por el oxígeno. Increíble pero cierto, se necesita de él para vivir, pero también morimos por su culpa. A través de la respiración se absorben moléculas de oxígeno conocidas como radicales libres que llegan a los tejidos, estas son altamente reactivas y dañan todo lo que tocan.

Los rayos ultravioleta son los responsables del envejecimiento de la piel por la oxidación, así como muchos contaminantes y venenos rompen las células por la misma acción. Al atacar las infecciones, el propio sistema inmune produce millones de radicales libres que causan inflamación y daño oxidativo. Incluso el ejercicio físico, te obligan a consumir más oxigeno, y este también produce radicales libres. La única razón por la que se sobrevive es porque la naturaleza nos brinda una gran cantidad de antioxidantes para neutralizar a los radicales libres, fabricados por el mismo cuerpo, como la enzima súper óxido dismutasa, el glutatión,  y los otros se obtienen de la alimentación, antioxidantes que encuentras en ciertas vitaminas y minerales.

El sobrepeso es otro factor íntimamente ligado a las enfermedades degenerativas asociadas con la edad avanzada, como las coronarias, el colesterol, la hipertensión, el cáncer y la diabetes. La mala alimentación es el causante principal de este problema, primero por comer en exceso, segundo por consumir los alimentos equivocados y después porque el metabolismo de la insulina declina con la edad posiblemente un adulto mayor consuma lo mismo que consumía de adolescente o incluso hasta menos pero como ya tiene desgaste físico, el organismo asimila más carbohidratos y agota nuestro metabolismo. A la larga esto solo nos conduce a tener problemas de salud.

Las principales enfermedades degenerativas causantes de la mortalidad son las cardiovasculares, el cáncer, la obesidad, la osteoporosis, la artritis, el asma, y otras enfermedades pulmonares, la hepatitis y complicaciones hepáticas. El alzheimer, el parkinson, la neumonía y hasta el sida. En realidad la mayoría son dolencias que tienen un origen medioambiental que bien pudieron evitarse con un poco de información.

Otro agente dañino es la inactividad. La fuerza de la gravedad tira de nosotros hacia abajo y al menos que los músculos y huesos estén fuertes, ésta acabara causando estragos tanto en el esqueleto como en el sistema muscular. Recordemos lo que ocurre cuando te enyesan alguna parte del cuerpo, al cabo de 4 ó 5 semanas, la parte enyesada habrá pérdida alrededor del 25 al 30% de su masa ósea y ni que decir de la masa muscular. Es muy aconsejable seguir en movimiento con cualquier actividad física pues eso garantizará un adecuado funcionamiento del corazón y de los pulmones esta estrechamente asociado con la actividad física. Y no olviden que todo lo que no se usa, deja de funcionar.

TU VIDA DEPENDE DE LA ATENCION QUE LE PONGAS.

Hace algunos años los especialistas pensaban que para mantener la buena salud bastaba con consumir unas pocas sustancias básicas, como las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas esenciales, el agua y el oxígeno. Pero posteriormente descubrieron la importancia de las vitaminas y los minerales. Ahora sabemos que millones de años de evolución han dotado a nuestros organismos con miles de sustancias diferentes  que forman parte de nuestras propias estructuras especializadas. Esas sustancias no solo incluyen proteínas, grasas, azúcares, vitaminas y minerales, sino hasta hongos, bacterias, levaduras y virus. Todas ellas son, por consiguiente, necesarias, para el buen funcionamiento del organismo, pues son parte del mismo y todas se obtienen del aire y las plantas.

Existen cantidades considerables de nuevas sustancias que son clasificadas como esenciales en la alimentación humana, que están esperando ser autorizadas para considerárseles como sustancias esenciales en la alimentación y que de ese modo queden al alcance de todos los seres humanos para su beneficio.

CONSEJOS PARA ALARGAR LA VIDA

Antes que nada, recuerda que la ciencia no ha podido establecer que sea el simple paso del tiempo lo que mate a una persona. Sino que la salud se pierde lentamente con motivo de la enfermedad y la acumulación del daño degenerativo.

¿Qué podemos hacer para detener el daño degenerativo?

  • Respirar aire lo más puro posible
  • Hacer actividad física que active el sistema cardiorrespiratorio y fortalezca el sistema óseo y muscular.
  • Consume una amplia variedad de plantas y vegetales de  cultivo orgánico.
  • Procura que las carnes sean de crianza natural y alimentadas orgánicamente, sin sustancias químicas o procesadas.
  • Toma suficiente agua natural.
  • Complementa tu dieta con suplementos antioxidantes que se tomarán junto con las comidas. Incluye vitaminas A,C y E, los minerales selenio y zinc, carotenos, licopeno, etc.

A %d blogueros les gusta esto: